Tal día como hoy, hace exactamente diez años, Sandra Corrales cumplió su sueño. La imagen de un niño que jamás había visto, tocó su corazón y la llevó a organizar lo que sería la primera entrega de «Medallas al mérito». Esta fecha, marca el nacimiento de la idea de lo que hoy se constituye como Fundación Deportistas por un Sueño, un lugar donde los derechos de los niños con enfermedades complejas y terminales son la prioridad, y cada día representa la perseverancia y el compromiso de cada una de las personas que forman parte de esta familia.

Durante estos diez años, Deportistas por un Sueño ha hecho entrega de al menos 7.000 medallas al mérito, no solo en Santiago, sino que ha trascendido a otras regiones, como: Arica, Iquique, Antofagasta, La Serena, Coquimbo, Concepción, Puerto Montt, entre otras. Con esmero y dedicación, esta obra ha evolucionado hasta convertirse en lo que es ahora, con proyección a seguir creciendo.

Como fundación, mantiene el constante movimiento, para ampliar el alcance de sus acciones, y así impulsar el desarrollo de nuevos proyectos que favorezcan a una cantidad mayor de niños y niñas.

Es una fortuna contar con personas que entregan todo por esta obra, sin importar qué obstáculo intentente interponerse. En la unidad, tanto del equipo de trabajo, como de los embajadores de la vida, los que estuvieron por un tiempo, hasta los que han perdurado con el pasar de los años, se encuentra el pilar principal de esta fundación.

#DeportistasPorUnSueño #LosNiñosCrónicosYTerminalesTambiénTienenDerecho

Artículos Relacionados